lunes, 18 de mayo de 2015

Sin Dudas

Nadie como el me hace sentir tan al borde de mi misma, en un conflicto constante entre lo que soy y lo que quiero ser, entro lo que quiero y lo que odio.

Aun no descubro su razón en mi vida pero la celebro porque desde el día en que lo conocí su brillante sonrisa es una de las mejores alegrías que la vida me pudo regalar.

Gracias a este sentimiento descubro que no tengo endurecido el corazón, ni tan roto como creí que estaba, porque a pesar de todas las batallas perdidas en el amor hoy puedo decir que me he vuelto a enamorar.

Sea lo que sea que el destino me depare con este sentimiento, no puedo negar que es maravilloso encontrarme con la que soy desde que lo siento.

Hay cosas que uno puede dudar, que puede no entender, pero hay otras que son certezas, y en este caso no cabe ninguna duda de que lo quiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario